Formación

Lugar de formacion de los basofilos



julio 22, 2022

Wikipedia

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

El Dr. Doru Paul está triplemente certificado en oncología médica, hematología y medicina interna. Es profesor asociado de medicina clínica en el Weill Cornell Medical College y médico adjunto en el Departamento de Hematología y Oncología del New York Presbyterian Weill Cornell Medical Center.

Los basófilos son un tipo de glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunitario. Constituyen sólo alrededor del 1% o menos de todos los glóbulos blancos, pero están entre los más grandes. Estas células no sólo proporcionan una defensa de primera línea contra las infecciones, sino que también participan en procesos como la inflamación y la alergia.

Como todas las células sanguíneas, los glóbulos blancos surgen de las células madre de la médula ósea. En un proceso denominado hematopoyesis, las células madre se convierten en diferentes tipos de células sanguíneas, como los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas.

Monocitos

Figura 1. Diferencias morfológicas y ultraestructurales entre los basófilos y los mastocitos humanos. (A) El basófilo humano de sangre periférica muestra procesos superficiales irregulares y romos y un núcleo polilobulado con un patrón de cromatina condensada. El citoplasma contiene gránulos secretores de gran tamaño unidos a la membrana y llenos de partículas densas en electrones y/o material finamente granular (11) X 21.500. (B) El mastocito pulmonar humano aislado tiene un pliegue superficial estrecho y un solo núcleo lobulado con un patrón de cromatina parcialmente condensado. El citoplasma está lleno de un gran número de gránulos secretores unidos a la membrana que tienen un patrón ultraestructural extremadamente variable (16, 17). El citoplasma también contiene seis cuerpos lipídicos esféricos no unidos a la membrana que son más grandes que los gránulos secretores, son osmófilos y no contienen volutas (16, 17) X 14.000. Fotos cedidas amablemente por Ann M. Dvorak y reproducidas con permiso de Marone et al. (18).

Al igual que otros linajes mieloides, los basófilos se desarrollan a partir de células madre hematopoyéticas en la médula ósea (20). La IL-3 se considera generalmente el factor de crecimiento más importante para el desarrollo de los basófilos, tanto en humanos como en ratones (21, 22). De hecho, los basófilos humanos y murinos pueden generarse in vitro cultivando células de la médula ósea en presencia de IL-3 recombinante (23-25). Más recientemente, se ha propuesto que la linfopoyetina del estroma tímico (TSLP) es otro factor de crecimiento importante para el desarrollo de los basófilos de ratón (26). Curiosamente, los basófilos murinos estimulados por la IL-3 y la TSLP difieren en términos de expresión genética y funciones, lo que sugiere una heterogeneidad entre estas poblaciones de basófilos (27). Un estudio ha sugerido la relevancia clínica de este concepto al informar de la evidencia de que un pequeño porcentaje (? 10%) de basófilos aislados de pacientes asmáticos expresan el receptor TSLP y responden directamente a TSLP liberando histamina y citoquinas (28). Por el contrario, estudios posteriores no han podido confirmar estos hallazgos, mostrando que los basófilos humanos carecen de expresión de la subunidad IL-7Rα del receptor TSLP (29) y no responden a la estimulación in vitro con TSLP (29, 30). En conjunto, estos hallazgos ilustran algunas de las controversias aún no resueltas entre los basófilos humanos y los de ratón, pero también las que existen dentro de cada especie (13, 31, 32).

Estructura de los basófilos

Los basófilos son un tipo de glóbulos blancos. Los basófilos son el tipo menos común de granulocitos, ya que representan entre el 0,5% y el 1% de los glóbulos blancos circulantes[1], pero son el tipo más grande de granulocitos. Son responsables de las reacciones inflamatorias durante la respuesta inmunitaria, así como de la formación de enfermedades alérgicas agudas y crónicas, como la anafilaxia, el asma, la dermatitis atópica y la fiebre del heno. [2] También producen compuestos que coordinan las respuestas inmunitarias, como la histamina y la serotonina, que inducen la inflamación, y la heparina, que impide la coagulación de la sangre,[3] aunque son menos de los que se encuentran en los gránulos de los mastocitos. 4] Antes se pensaba que los mastocitos eran basófilos que migraban de la sangre a los tejidos residentes (tejido conectivo), pero ahora se sabe que son tipos de células diferentes[5].

Los basófilos fueron descubiertos en 1879 por el médico alemán Paul Ehrlich, quien un año antes había encontrado un tipo de célula presente en los tejidos que denominó mastocitos (actualmente mastocitos)[6] Ehrlich recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1908 por sus descubrimientos.

Los basófilos secretan

Mastocitos: Los mastocitos degranulan rápidamente tras la reticulación de la IgE específica por los alérgenos correspondientes y liberan histamina preformada, proteasas (quimasa, triptasa) y citoquinas (TNF-alfa), seguidas de la rápida síntesis y liberación de prostaglandinas y leucotrienos. En general, los mastocitos son los principales protagonistas de la fase inicial de la reacción alérgica, debido a su localización residente en los lugares donde es más probable que se encuentren con alérgenos ambientales o alimentarios (por ejemplo, la submucosa del tracto respiratorio o digestivo). Gran parte de la reacción alérgica en fase aguda puede atribuirse a los efectos directos de la histamina en los tejidos circundantes, por ejemplo la hinchazón, el picor y los estornudos en la rinitis alérgica; y esto también explica las ventajas de utilizar antagonistas de los receptores de la histamina. Los mastocitos también están asociados a una multitud de otras afecciones como el asma, las reacciones a los medicamentos, la anafilaxia, la mastocitosis y la urticaria. Mucho menos apreciadas y comprendidas son sus posibles funciones de apoyo en la obesidad, la aterosclerosis y el crecimiento y desarrollo de tumores.

You Might Also Like