Blog

Formacion de los asteroides



octubre 8, 2022

De dónde vienen los asteroides

Su estudio, publicado en la revista Communications Earth & Environment, analizó cómo los minerales del meteorito fueron dañados por diferentes impactos a lo largo del tiempo, lo que les permitió identificar los eventos más grandes y antiguos que pudieron estar involucrados en la formación planetaria.

La nueva investigación, que contó con la colaboración de investigadores de la Academia de Ciencias de China y de la Open University, registró cómo los minerales de fosfato del meteorito de Cheliábinsk se destrozaron en distintos grados para poder reconstruir la historia de las colisiones.

«Los fosfatos de la mayoría de los meteoritos primitivos son objetivos fantásticos para datar los choques experimentados por los meteoritos en sus cuerpos madre», dijo el Dr. Sen Hu, que llevó a cabo la datación con uranio-plomo en el Instituto de Geología y Geofísica de la Academia China de Ciencias de Pekín.

Pero estas edades no son tan claras. Al igual que una pintura que se desvanece con el paso del tiempo, las sucesivas colisiones pueden oscurecer una imagen que antes era clara, lo que provoca incertidumbre entre la comunidad científica sobre la edad e incluso el número de impactos registrados.

Cinturón de asteroides

ResumenLas formas y los niveles de hidratación de los asteroides pueden servir como trazadores de su historia y origen. Por ejemplo, los asteroides (162173) Ryugu y (101955) Bennu tienen una forma esferoidal oblata con un ecuador pronunciado, pero contienen diferentes niveles de hidratación en la superficie. Aquí mostramos, mediante simulaciones numéricas de grandes disrupciones de asteroides, que los esferoides oblatos, algunos de los cuales tienen un ecuador pronunciado que define una forma de peonza, pueden formarse directamente a través de la reacumulación gravitacional. Además, mostramos que los montones de escombros formados en una sola disrupción pueden tener porosidades similares pero grados variables de hidratación. La formación directa de formas superiores a partir de una única disrupción puede explicar las edades relativamente antiguas de retención de cráteres de las características ecuatoriales de Ryugu y Bennu. No es necesario que se produzcan dos disrupciones separadas del cuerpo madre para explicar sus diferentes niveles de hidratación.

Las simulaciones de la fase de fragmentación se realizan con un código SPH personalizado cuyos detalles pueden encontrarse en las refs. 19,45,47 (y sus referencias). Las simulaciones de la fase de reacumulación se realizan con el código pkdgrav en su versión personalizada que incluye el Método de Elementos Discretos de Esfera Suave, cuyos detalles se pueden encontrar en las refs. 20,56 (y sus referencias).

Clasificación del tamaño de los asteroides

El orbitador japonés Hayabusa2 observó Ryugu en el infrarrojo térmico -de 8 a 12 micrómetros- con su cámara infrarroja térmica (TIR). Esta animación muestra la distribución de la temperatura en el lado diurno durante un periodo de aproximadamente 1,5 días del asteroide. Un ciclo día/noche en Ryugu dura 7,63 horas. Los falsos colores muestran la temperatura de la superficie en Kelvin, de acuerdo con la escala de la derecha. Tras el «amanecer» en el asteroide, éste se calienta con relativa rapidez, pasando de 230 Kelvin (menos 43 grados centígrados, franjas de color azul oscuro a la izquierda) a 300 Kelvin (27 grados centígrados, naranja), y vuelve a enfriarse rápidamente a 230 Kelvin tras el «atardecer» (franjas azules a la derecha). El rápido calentamiento indica una baja densidad y también una alta porosidad del material con muchos huecos en el asteroide. La distribución extremadamente uniforme de la temperatura en el lado diurno indica un material superficial muy homogéneo.

Hace más de un año, el orbitador japonés Hayabusa2 desplegó el módulo de aterrizaje alemán MASCOT, que investigó el asteroide Ryugu, de aproximadamente un kilómetro de diámetro. Los científicos imaginan ahora la historia de su formación hace 4.500 millones de años. En primer lugar, se formaron copos y granos de polvo en el disco de polvo y gas que gira alrededor del Sol (1), antes de que los planetesimales porosos se aglomeraran debido a la acreción de estos copos sueltos (2). Investigaciones recientes sugieren que el cuerpo madre de Ryugu apenas se condensó y que también era muy poroso. Esto puede haber dado lugar a la formación de un núcleo más firme, pero los científicos también creen que es concebible un aumento gradual de la densidad hacia el centro del cuerpo madre (3). Los impactos y las colisiones con otros asteroides (4) provocaron la fragmentación del cuerpo madre; los grandes pedruscos de Ryugu probablemente se originaron aquí. Parte de los escombros fueron entonces la fuente de material para la acreción de Ryugu (5), con bloques porosos y material suelto, y también algunos bloques más compactos de mayor densidad procedentes del núcleo original, algunos de los cuales permanecen en la superficie. La actual forma de diamante de Ryugu (6) se produjo con el tiempo debido a su rotación.

Asteroides de la Nasa

La mayor parte de estos antiguos escombros espaciales se encuentran orbitando nuestro Sol entre Marte y Júpiter, dentro del cinturón principal de asteroides. El tamaño de los asteroides varía desde Vesta, el más grande con unos 530 kilómetros de diámetro, hasta cuerpos de menos de 10 metros de diámetro. La masa total de todos los asteroides combinados es inferior a la de la Luna terrestre.

La mayoría de los asteroides tienen una forma irregular, aunque unos pocos son casi esféricos, y a menudo presentan picaduras o cráteres. Al girar alrededor del Sol en órbitas elípticas, los asteroides también rotan, a veces de forma bastante errática, dando tumbos a su paso. Se sabe que más de 150 asteroides tienen una pequeña luna compañera (algunos tienen dos lunas). También hay asteroides binarios (dobles), en los que dos cuerpos rocosos de tamaño más o menos igual orbitan entre sí, así como sistemas de asteroides triples.

Las órbitas de los asteroides pueden verse modificadas por la enorme gravedad de Júpiter y por ocasionales encuentros cercanos con Marte u otros objetos. Estos encuentros pueden sacar a los asteroides del cinturón principal y lanzarlos al espacio en todas las direcciones a través de las órbitas de los demás planetas. En el pasado, asteroides y fragmentos de asteroides han chocado contra la Tierra y los demás planetas, lo que ha contribuido en gran medida a alterar la historia geológica de los planetas y a la evolución de la vida en la Tierra.

You Might Also Like