Blog

Formacion de linfocitos t



junio 24, 2022

Inmunidad de las células T

Las células T derivan de las células madre hematopoyéticas que se encuentran en la médula ósea.  Los progenitores de estas células migran y colonizan el timo.  Los progenitores en desarrollo dentro del timo, también conocidos como timocitos, sufren una serie de pasos de maduración que pueden ser identificados en base a la expresión de diferentes marcadores de superficie celular.  La mayoría de las células del timo dan lugar a células T αβ, aunque aproximadamente un 5% son portadoras del receptor de células T γδ (TCR). Los timocitos en desarrollo interactúan con las células del estroma del timo (no hematopoyéticas) y sufren el proceso que se describe a continuación en distintas regiones del timo.  El timo está formado por una corteza externa y una región medular interna.

Los timocitos que se desarrollan más tempranamente carecen de la expresión de los correceptores CD4 y CD8 y se denominan células doblemente negativas (DN). La población DN puede subdividirse por la expresión de CD44 (una molécula de adhesión) y CD25 (cadena α del receptor de interleucina 2), la figura 1 muestra la expresión ordenada de estos marcadores.  Las células que carecen de expresión de CD44, pero que expresan CD25 (DN3) sufren un proceso denominado beta-selección.  Este proceso selecciona las células que han conseguido reordenar su locus de cadena TCR-β.    La cadena β se empareja entonces con la cadena sustituta, pre-Tα, y produce un pre-TCR, que forma un complejo con las moléculas CD3. Este complejo conduce a la supervivencia, la proliferación, la detención en el reordenamiento de los loci de la cadena β y la posterior diferenciación mediante la regulación al alza y la expresión de CD4 y CD8; estas células se denominan células doblemente positivas (DP).  Las células que no se someten a la selección beta mueren por apoptosis.

Células t Cd8

Cuando el organismo es invadido por una bacteria, un virus o un parásito, se dispara una alarma que pone en marcha una reacción en cadena de actividad celular en el sistema inmunitario. Los macrófagos u otras células inmunitarias innatas, como los basófilos, las células dendríticas o los neutrófilos, pueden desplegarse para ayudar a atacar al patógeno invasor. Estas células suelen hacer su trabajo y el invasor es destruido. Pero a veces, cuando el organismo necesita un ataque más sofisticado, recurre a sus células T y B. Estas células son las operaciones especiales del sistema inmunitario, una línea de defensa que utiliza comportamientos e interacciones pasadas para aprender a reconocer amenazas extranjeras específicas y atacarlas cuando reaparecen.

También pueden desempeñar un papel fundamental en el desarrollo y el tratamiento del cáncer. Las células T, en particular, son el centro de atención de dos tratamientos de inmunoterapia emergentes: los inhibidores de puntos de control, que han sido aprobados por el gobierno federal para el tratamiento de múltiples cánceres, y la terapia de células T CAR, que se está estudiando en ensayos clínicos como posible tratamiento de cánceres del torrente sanguíneo, como la leucemia y el linfoma.

Células T

La formación de granulomas, que ponen en estrecha proximidad macrófagos y células T altamente activados, es un acontecimiento típico en las enfermedades inflamatorias de los vasos sanguíneos, y se observa en el nombre de varias de las vasculitis. Se desconoce si las propiedades específicas del microambiente de la pared de los vasos sanguíneos o de su entorno inmediato contribuyen a la formación de granulomas y, en algunos casos, a la generación de células gigantes multinucleadas. Los granulomas proporcionan un nicho especializado para optimizar las interacciones entre los macrófagos y las células T, activando fuertemente ambos tipos de células. Esto se refleja en la intensidad de la inflamación sistémica que se encuentra en los pacientes con vasculitis, que a menudo se presenta con malestar, pérdida de peso, fiebre y respuestas de fase aguda fuertemente reguladas. Como estructura sofisticada y altamente organizada, los granulomas pueden servir como sitio ideal para inducir la diferenciación y maduración de las células T. Los granulomas posiblemente siembren en la circulación células Th1 y Th17 aberrantes, que se sabe que son las principales células patógenas en la vasculitis. Mediante la inducción de células T de memoria, las respuestas inmunitarias innatas aberrantes pueden marcar el sistema inmunitario del huésped durante décadas y promover la cronicidad del proceso de la enfermedad. Una mejor comprensión de las interacciones entre células T y macrófagos redefinirá los modelos patogénicos en las vasculitis y proporcionará nuevas vías para la terapia inmunomoduladora.

Linfocitos B

Una célula T es un tipo de linfocito. Las células T son uno de los glóbulos blancos más importantes del sistema inmunitario y desempeñan un papel fundamental en la respuesta inmunitaria adaptativa. Las células T se distinguen de otros linfocitos por la presencia de un receptor de células T (TCR) en su superficie celular.

Las células T nacen de las células madre hematopoyéticas,[1] que se encuentran en la médula ósea. Las células T en desarrollo migran luego a la glándula del timo para desarrollarse (o madurar). Las células T derivan su nombre del timo[2]. Tras la migración al timo, las células precursoras maduran en varios tipos distintos de células T. La diferenciación de las células T también continúa después de que hayan salido del timo. Los grupos de subtipos de células T específicos y diferenciados tienen una serie de funciones importantes en el control y la configuración de la respuesta inmunitaria.

Una de estas funciones es la muerte celular mediada por el sistema inmunitario, y la llevan a cabo dos subtipos principales: Las células T «asesinas» CD8+ y las células T «auxiliares» CD4+. (Los linfocitos T CD8+, también conocidos como «linfocitos T asesinos», son citotóxicos, lo que significa que son capaces de eliminar directamente las células infectadas por virus, así como las células cancerosas. Las células T CD8+ también son capaces de utilizar pequeñas proteínas de señalización, conocidas como citoquinas, para reclutar otros tipos de células cuando organizan una respuesta inmunitaria. Una población diferente de células T, las células T CD4+, funcionan como «células auxiliares». A diferencia de las células T asesinas CD8+, las células T auxiliares (TH) CD4+ funcionan activando aún más las células B de memoria y las células T citotóxicas, lo que da lugar a una respuesta inmunitaria mayor. La respuesta inmunitaria adaptativa específica regulada por la célula TH depende de su subtipo, que se distingue por los tipos de citoquinas que segregan[3].

You Might Also Like