Noticias

Formación de las células sanguíneas



julio 15, 2022

Cuál es la función de la sangre

Cuando se hace girar una muestra de sangre en una centrifugadora, las células y los fragmentos celulares se separan de la matriz intercelular líquida. Dado que los elementos formados son más pesados que la matriz líquida, la fuerza centrífuga los empaqueta en el fondo del tubo. El líquido de color amarillo claro que se encuentra en la parte superior es el plasma, que representa aproximadamente el 55% del volumen de la sangre y los glóbulos rojos se denomina hematocrito, o volumen celular empaquetado (VCP). Los glóbulos blancos y las plaquetas forman una fina capa blanca, llamada «capa buffy», entre el plasma y los glóbulos rojos.

Es la porción de líquido acuoso de la sangre (90% de agua) en la que están suspendidos los elementos corpusculares. Transporta los nutrientes y los desechos por todo el cuerpo. En ella se disuelven diversos compuestos, como proteínas, electrolitos, hidratos de carbono, minerales y grasas.

Los elementos formados son células y fragmentos celulares suspendidos en el plasma. Las tres clases de elementos formados son los eritrocitos (glóbulos rojos), los leucocitos (glóbulos blancos) y los trombocitos (plaquetas).

Función de los glóbulos rojos

La hematopoyesis (/hɪˌmætəpɔɪˈiːsɪs, ˌhiːmətoʊ-, ˌhɛmə-/,[1][2] del griego αἷμα, ‘sangre’ y ποιεῖν ‘hacer’; también hematopoyesis en inglés americano; a veces también h(a)emopoyesis) es la formación de los componentes celulares de la sangre. Todos los componentes celulares de la sangre se derivan de las células madre hematopoyéticas[3][4] En una persona adulta sana, se producen aproximadamente 1011-1012 células sanguíneas nuevas al día para mantener los niveles de estado estable en la circulación periférica[5][6][página necesaria].

Las células madre hematopoyéticas (CMH) residen en la médula ósea y tienen la capacidad única de dar lugar a todos los tipos de células sanguíneas maduras y tejidos[4] Las CMH son células autorrenovables: cuando se diferencian, al menos algunas de sus células hijas permanecen como CMH, por lo que el conjunto de células madre no se agota. Este fenómeno se denomina división asimétrica[7] Las otras hijas de las CMH (células progenitoras mieloides y linfoides) pueden seguir cualquiera de las otras vías de diferenciación que conducen a la producción de uno o más tipos específicos de células sanguíneas, pero no pueden renovarse. El conjunto de progenitores es heterogéneo y puede dividirse en dos grupos: las CMH autorrenovables a largo plazo y las CMH autorrenovables sólo de forma transitoria, también llamadas de corto plazo[8].

Eritropoyesis

Los glóbulos rojos maduros son el resultado de un proceso finamente regulado llamado eritropoyesis que produce 2 millones de glóbulos rojos cada segundo en los adultos humanos sanos (Palis, 2014). El modelo estándar de la eritropoyesis comienza con las células madre hematopoyéticas (HSC) en la médula ósea (BM), dando lugar a progenitores multipotentes que pasan a ser precursores eritroides de los glóbulos rojos maduros. Sin embargo, esta relación jerárquica es cuestionada, mostrando una mayor plasticidad para los destinos potenciales de la célula, con varios estudios en ratones (Adolfsson et al., 2005) y nuevos datos recientes en humanos (Notta et al., 2016).

La maduración a partir de precursores eritroides comprometidos se denomina eritropoyesis terminal y se produce en la médula ósea dentro de las islas eritroblásticas, que consisten en un macrófago central rodeado de eritroblastos, y termina en el torrente sanguíneo donde los reticulocitos completan su maduración en 1-2 días. Durante esta fase, los proeritroblastos (Pro-E) sufren cambios morfológicos, como la reducción del tamaño celular y la condensación de la cromatina, producen proteínas específicas, como la hemoglobina, y muestran una capacidad proliferativa reducida para dar lugar a eritroblastos basófilos (Baso-E), policromatófilos (Poly-E) y ortocromatófilos (Ortho-E), sucesivamente. Aunque se conocen varios factores de crecimiento que regulan la eritropoyesis, la Epo es el principal regulador de la eritropoyesis que impulsa la proliferación y diferenciación de los precursores de los glóbulos rojos, evitando la apoptosis de los eritroblastos (Koury y Bondurant, 1990; Ji et al., 2011). La interacción macrófago-eritroblasto en la médula ósea es esencial, ya que los macrófagos facilitan la proliferación y la diferenciación y proporcionan hierro a los eritroblastos (de Back et al., 2014).

Glóbulos rojos

La sangre que corre por las venas, las arterias y los capilares se conoce como sangre total, una mezcla de aproximadamente 55 por ciento de plasma y 45 por ciento de células sanguíneas. Entre el 7 y el 8 por ciento del peso total del cuerpo es sangre. Un hombre de estatura media tiene alrededor de 12 pintas de sangre en su cuerpo, y una mujer de estatura media tiene alrededor de nueve pintas.

El componente líquido de la sangre se llama plasma, una mezcla de agua, azúcar, grasa, proteínas y sales. La principal función del plasma es transportar las células sanguíneas por todo el cuerpo junto con los nutrientes, los productos de desecho, los anticuerpos, las proteínas de coagulación, los mensajeros químicos, como las hormonas, y las proteínas que ayudan a mantener el equilibrio de líquidos del cuerpo.

Conocidos por su color rojo brillante, los glóbulos rojos son la célula más abundante de la sangre, ya que representan entre el 40 y el 45% de su volumen. La forma de un glóbulo rojo es la de un disco bicóncavo con un centro aplanado, es decir, las dos caras del disco tienen hendiduras poco profundas en forma de cuenco (un glóbulo rojo parece un donut).

La producción de glóbulos rojos está controlada por la eritropoyetina, una hormona producida principalmente por los riñones. Los glóbulos rojos comienzan como células inmaduras en la médula ósea y, tras unos siete días de maduración, se liberan en el torrente sanguíneo. A diferencia de muchas otras células, los glóbulos rojos carecen de núcleo y pueden cambiar de forma con facilidad, lo que les ayuda a pasar por los distintos vasos sanguíneos del cuerpo. Sin embargo, aunque la falta de núcleo hace que un glóbulo rojo sea más flexible, también limita la vida de la célula cuando viaja por los vasos sanguíneos más pequeños, dañando las membranas de la célula y agotando sus suministros de energía. El glóbulo rojo sobrevive una media de sólo 120 días.

You Might Also Like