Formación

Formacion de la orina filtracion glomerular



julio 24, 2022

Qué es la tasa de filtración glomerular

La formación de la orina tiene lugar en la nefrona, que es la unidad estructural y fundamental del riñón. Se produce a través de tres pasos: la filtración glomerular, la reabsorción tubular y la secreción tubular.

El primer paso de la formación de la orina es la filtración glomerular en los glomérulos. El proceso de filtración glomerular filtra la mayor parte de los solutos, sobre todo los grandes, como las proteínas, debido a la alta presión sanguínea y a las membranas especializadas de la arteriola aferente. Las conexiones «permeables» entre las células endoteliales de la red capilar glomerular permiten que los solutos pasen fácilmente. Todos los solutos de los capilares glomerulares, incluidos los iones de sodio y los iones con carga negativa y positiva, pasan por difusión pasiva; la única excepción son las macromoléculas, como las proteínas. En esta fase del proceso de filtración no hay necesidad de energía. La tasa de filtración glomerular (TFG) es el volumen de filtrado glomerular formado por minuto por los riñones.

El segundo paso es la reabsorción tubular. La reabsorción tubular se produce en la parte del túbulo contorneado proximal (TPC) del túbulo renal. Casi todos los nutrientes se reabsorben; esto ocurre por transporte pasivo o activo. La reabsorción de agua y electrolitos clave está regulada e influenciada por las hormonas. El sodio (Na+) es el ion más abundante; la mayor parte se reabsorbe por transporte activo y luego se transporta a los capilares peritubulares. Como el Na+ es transportado activamente fuera del túbulo, el agua le sigue para igualar la presión osmótica. El agua también se reabsorbe de forma independiente en los capilares peritubulares debido a la presencia de acuaporinas, o canales de agua, en el PCT. Esto ocurre debido a la baja presión sanguínea y a la alta presión osmótica en los capilares peritubulares.

Fisiología de los riñones

La formación de la orina tiene lugar en la nefrona, que es la unidad estructural y fundamental del riñón. Se produce a través de tres pasos: filtración glomerular, reabsorción tubular y secreción tubular.

El primer paso de la formación de la orina es la filtración glomerular en los glomérulos. El proceso de filtración glomerular filtra la mayor parte de los solutos, sobre todo los grandes, como las proteínas, debido a la alta presión sanguínea y a las membranas especializadas de la arteriola aferente. Las conexiones «permeables» entre las células endoteliales de la red capilar glomerular permiten que los solutos pasen fácilmente. Todos los solutos de los capilares glomerulares, incluidos los iones de sodio y los iones con carga negativa y positiva, pasan por difusión pasiva; la única excepción son las macromoléculas, como las proteínas. En esta fase del proceso de filtración no hay necesidad de energía. La tasa de filtración glomerular (TFG) es el volumen de filtrado glomerular formado por minuto por los riñones.

El segundo paso es la reabsorción tubular. La reabsorción tubular se produce en la parte del túbulo contorneado proximal (TPC) del túbulo renal. Casi todos los nutrientes se reabsorben; esto ocurre por transporte pasivo o activo. La reabsorción de agua y electrolitos clave está regulada e influenciada por las hormonas. El sodio (Na+) es el ion más abundante; la mayor parte se reabsorbe por transporte activo y luego se transporta a los capilares peritubulares. Como el Na+ es transportado activamente fuera del túbulo, el agua le sigue para igualar la presión osmótica. El agua también se reabsorbe de forma independiente en los capilares peritubulares debido a la presencia de acuaporinas, o canales de agua, en el PCT. Esto ocurre debido a la baja presión sanguínea y a la alta presión osmótica en los capilares peritubulares.

Proceso de filtración glomerular

La formación de la orina es un proceso que comienza con la filtración glomerular y está muy influenciado por los cambios en la hemodinámica renal. La filtración selectiva de la sangre es posible gracias a las características únicas del glomérulo y la circulación renal. Son muchos los factores que interactúan para mantener un flujo sanguíneo constante que permite que la filtración y la formación de orina continúen a pesar de los cambios sistémicos en la presión arterial. Entre los factores que influyen en la hemodinámica renal se encuentran el mecanismo autorregulador, el mecanismo renina-angiotensina, los eicosanoides, las cininas, el sistema nervioso simpático (SNS), las catecolaminas, la hormona antidiurética, la endotelina, el óxido nítrico, el péptido natriurético auricular y la dopamina. El conocimiento de los efectos de estos factores permitirá a la enfermera de nefrología predecir, identificar y ayudar en el tratamiento de las condiciones clínicas que pueden alterar la hemodinámica renal y la filtración glomerular.

Información adicional

Los riñones son un par de órganos con forma de judía situados en la parte posterior del abdomen, a ambos lados de la columna vertebral. Como parte del tracto urinario, los riñones son responsables de la filtración de la sangre y de la excreción de residuos hidrosolubles en la orina.

Estudios de coagulación y excreción. La filtración glomerular es el proceso de convertir el suministro de sangre sistémica en un filtrado, que finalmente se convertirá en la orina. Los complejos procesos de regulación garantizan que sólo las sustancias adecuadas de la sangre sistémica se pierdan en la orina y que ésta

La sangre fluye a través del corazón, las arterias, los capilares y las venas en un circuito cerrado y continuo. El flujo es el movimiento de volumen por unidad de tiempo. El flujo se ve afectado por el gradiente de presión y la resistencia que el fluido encuentra entre dos puntos. La resistencia vascular es la oposición al flujo, causada principalmente por la fricción de la sangre contra las paredes de los vasos.

Los electrolitos son sales minerales que se disuelven en el agua y se disocian en partículas cargadas llamadas iones, que pueden tener carga positiva (cationes) o negativa (aniones). Los electrolitos se distribuyen en los compartimentos extracelular e intracelular en diferentes concentraciones. Los electrolitos son esenciales para varias funciones básicas de mantenimiento de la vida.

You Might Also Like