Noticias

Formacion de la mesa del congreso



agosto 2, 2022

Oficina de Gestión y Presupuesto

El Congreso de los Diputados es la cámara baja de las Cortes Generales, el poder legislativo español. El Congreso se reúne en el Palacio de las Cortes en Madrid.

Tiene 350 miembros elegidos por circunscripciones (que corresponden a cincuenta provincias españolas y dos ciudades autónomas) por representación proporcional de lista cerrada según el método D’Hondt. Los diputados tienen un mandato de cuatro años. El presidente es el Presidente del Congreso de los Diputados, que es elegido por los miembros del mismo. Es el análogo a un orador.

En el Congreso, los diputados de los partidos políticos, o grupos de partidos, forman grupos parlamentarios. Los grupos deben estar formados por al menos 15 diputados, pero también se puede formar un grupo con sólo cinco diputados si los partidos obtuvieron al menos el 5% de los votos en todo el país, o el 15% de los votos en las circunscripciones en las que se presentaron. Los diputados pertenecientes a los partidos que no pueden crear su propio grupo parlamentario forman el Grupo Mixto[2].

Tras las elecciones generales de 2019, celebradas en abril, el número de diputadas ascendió a 168, lo que representa el 48% del total de miembros, convirtiendo a España en el país europeo con mayor porcentaje de mujeres en el Parlamento; superando a Suecia y Finlandia[3].

Ley de control del presupuesto y de los fondos del Congreso de 1974

El poder del Poder Ejecutivo recae en el Presidente de los Estados Unidos, que también actúa como Jefe de Estado y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. El Presidente es responsable de aplicar y hacer cumplir las leyes redactadas por el Congreso y, para ello, nombra a los jefes de los organismos federales, incluido el Gabinete. El Vicepresidente también forma parte del Poder Ejecutivo, preparado para asumir la Presidencia en caso de necesidad.

El Gabinete y las agencias federales independientes son responsables de la aplicación y administración diaria de las leyes federales. Estos departamentos y agencias tienen misiones y responsabilidades tan dispares como las del Departamento de Defensa y la Agencia de Protección del Medio Ambiente, la Administración de la Seguridad Social y la Comisión de Valores.

Según el artículo II de la Constitución, el Presidente es responsable de la ejecución y el cumplimiento de las leyes creadas por el Congreso. Quince departamentos ejecutivos -cada uno de ellos dirigido por un miembro designado del Gabinete del Presidente- llevan a cabo la administración diaria del gobierno federal. A ellos se suman otras agencias ejecutivas, como la CIA y la Agencia de Protección del Medio Ambiente, cuyos responsables no forman parte del Gabinete, pero están bajo la plena autoridad del Presidente. El Presidente también nombra a los responsables de más de 50 comisiones federales independientes, como la Junta de la Reserva Federal o la Comisión de Valores y Bolsa, así como a los jueces federales, embajadores y otros cargos federales. La Oficina Ejecutiva del Presidente (EOP) está formada por el personal inmediato al Presidente, junto con entidades como la Oficina de Gestión y Presupuesto y la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

Congreso de los Diputados

La Oficina Presupuestaria del Congreso es una oficina federal creada «para proporcionar a los comités presupuestarios y al Congreso información objetiva e imparcial sobre cuestiones presupuestarias y económicas»[1] Los directores de la CBO son nombrados conjuntamente por el presidente pro tempore del Senado y el presidente de la Cámara de Representantes para un mandato de cuatro años[2].

La Ley de Presupuesto y Contabilidad de 1921 estableció la Oficina del Presupuesto, cuyo presupuesto debía ser creado cada año por el presidente. El Congreso, en ese momento, no podía establecer, aplicar o coordinar el presupuesto ni crear información presupuestaria independiente.

La Ley de Control de Presupuestos y Embargos del Congreso de 1974 fue aprobada y entró en vigor en 1975 por la administración Nixon. La ley puso las competencias presupuestarias en manos del Congreso, estableció los comités presupuestarios de la Cámara de Representantes y del Senado y la Oficina Presupuestaria del Congreso[1].

La CBO elabora informes para los comités de la Cámara de Representantes y del Senado relativos al presupuesto y las finanzas y a la dirección del Congreso[2]. El informe anual más importante que se elabora es el de Perspectivas presupuestarias y económicas, que se produce en enero y se actualiza en agosto de cada año. El informe de Perspectivas Presupuestarias y Económicas proporciona al Congreso y al presidente un punto de referencia para la política presupuestaria y tributaria mediante la previsión de gastos e ingresos para los próximos 10 años con la legislación vigente[4].

Oficina de presupuesto

La Ley de Presupuesto y Contabilidad de 1921 (Pub.L. 67-13, 42 Stat. 20, promulgada el 10 de junio de 1921) fue una legislación histórica que estableció el marco del presupuesto federal moderno. La ley fue aprobada por el presidente Warren G. Harding para establecer un sistema presupuestario nacional y una auditoría independiente de las cuentas públicas. El título oficial de esta ley es «Ley de Contabilidad General de 1921», pero con frecuencia se la denomina «ley presupuestaria» o «Ley de Presupuesto y Contabilidad»[1].

Esta ley supuso que, por primera vez, el presidente tuviera que presentar al Congreso un presupuesto anual para todo el gobierno federal[2] El objetivo de la ley de presupuesto era consolidar las agencias de gasto tanto en el poder ejecutivo como en el legislativo[1].

La ley creó la Oficina del Presupuesto, ahora llamada Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB), para revisar las solicitudes de financiación de los departamentos gubernamentales y ayudar al presidente a formular el presupuesto. La OMB exige que todas las estimaciones, ingresos y gastos del gobierno sean autorizadas por el director del presupuesto. Desde el director, las estimaciones van directamente al presidente y desde el presidente, directamente al Congreso[1]. Además, la ley creó la Oficina General de Contabilidad, ahora conocida como la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO), el brazo de auditoría, evaluación e investigación no partidista del Congreso, y una agencia en la rama legislativa del Gobierno de los Estados Unidos.

You Might Also Like