Noticias

Formacion de la iglesia catolica



octubre 19, 2022

Formación católica

La tradición de la Iglesia católica afirma que la Iglesia católica comenzó con Jesucristo y sus enseñanzas; la tradición católica considera que la Iglesia católica es una continuación de la comunidad cristiana primitiva establecida por los discípulos de Jesús[1][verificación fallida] La Iglesia considera que sus obispos son los sucesores de los apóstoles de Jesús y que el líder de la Iglesia, el obispo de Roma (también conocido como el Papa), es el único sucesor de San Pedro[2] que ejerció su ministerio en Roma en el siglo I d.C. después de ser nombrado por Jesús como cabeza de la Iglesia. [A finales del siglo II, los obispos empezaron a reunirse en sínodos regionales para resolver cuestiones doctrinales y políticas[5]. El historiador Eamon Duffy afirma que, en el siglo III, la iglesia de Roma podía incluso funcionar como un tribunal de apelación sobre cuestiones doctrinales[6].

Las batallas de Toulouse preservaron el occidente cristiano frente al ejército musulmán omeya, aunque la propia Roma fue asolada en el año 850, y Constantinopla sitiada. En el siglo XI, las ya tensas relaciones entre la Iglesia griega en Oriente y la latina en Occidente se convirtieron en el Cisma de Oriente y Occidente, en parte debido a los conflictos sobre la autoridad papal. La Cuarta Cruzada y el saqueo de Constantinopla por parte de cruzados renegados supusieron la ruptura definitiva. Antes y durante el siglo XVI, la Iglesia emprendió un proceso de reforma y renovación. La reforma durante el siglo XVI se conoce como la Contrarreforma[7]. En los siglos posteriores, el catolicismo se extendió ampliamente por todo el mundo, a pesar de experimentar una reducción de su control sobre las poblaciones europeas debido al crecimiento del protestantismo y también al escepticismo religioso durante y después de la Ilustración. El Concilio Vaticano II, en la década de 1960, introdujo los cambios más significativos en las prácticas católicas desde el Concilio de Trento, cuatro siglos antes.

Etapas de la formación religiosa

El proceso para llegar a ser un sacerdote católico no implica tanto un programa en el que uno se «capacita para un trabajo», como una relación renovada de discipulado con el Señor.    Llegar a ser un sacerdote católico implica un cambio radical en el modo de vida de un hombre, a través del cual se forma y se revela una identidad sacerdotal.    Y como todo proceso de crecimiento, la formación de esa identidad sacerdotal requiere un tiempo suficiente.    Los hombres que son aceptados como posibles candidatos al Sacerdocio Católico para la Diócesis de Honolulu pueden, por tanto, esperar pasar entre siete y nueve años como seminaristas, viviendo y estudiando en un seminario, antes de comenzar su ministerio como sacerdotes ordenados de Jesucristo.

En su identidad más profunda, el seminario está llamado a ser, a su manera, una continuación en la Iglesia de la comunidad apostólica reunida en torno a Jesús, escuchando su palabra, avanzando hacia la experiencia pascual y esperando el don del Espíritu para la misión.    El seminario es, en sí mismo, una experiencia original de la vida de la Iglesia.    En él, el obispo está presente a través del ministerio del rector, y de aquellos con los que comparte su responsabilidad, para el crecimiento pastoral y apostólico de los estudiantes.

Formación de la fe católica en línea

Este artículo trata de la formación como arte, hacia el empoderamiento evangélico impulsado por el Manifiesto de Nazaret a través del acompañamiento y discernimiento por parte de mentores maduros que son susurradores humano-espirituales de sus pupilos. Empezaba a ponerme paranoico por la cantidad de veces que me viene a la cabeza la palabra «podrido» o «roto» en referencia al sistema de formación sacerdotal hasta que mi amiga Elizabeth Mphande me dijo en un correo electrónico: «Es realmente triste y patético. Es como si todo el sistema estuviera podrido y algunos tipos sólo estuvieran ahí para hacer un trabajo y conseguir dinero fácil de los feligreses. Algunos de estos tipos son prácticamente hombres casados a tiempo completo que sólo vienen a decir misa de vez en cuando» (correo electrónico, 1 de julio de 2020). Marie Ngandwe, nombre ficticio, se hizo eco de una frustración similar cuando me escribió.

Es muy lamentable que algunos de nuestros sacerdotes que tienen hijos los abandonen en detrimento de su vocación sacerdotal. Algunos de nuestros sacerdotes han dejado embarazadas a mujeres y les han dicho que aborten y algunas mueren en el camino. Es muy triste que esto haya causado muchas muertes mientras algunos siguen sirviendo como sacerdotes. Fui testigo de una ocasión en la que un sacerdote le dijo a su novia que abortara por miedo a que el niño se pareciera a él. Esta pobre mujer incluso se infectó con el VIH/SIDA y más tarde murió. Nuestros sacerdotes son sexualmente activos pero se esconden detrás de sus cuellos romanos. Dios sabe que no los estoy juzgando pero esa es la verdad. La mayoría de las religiosas se quedan embarazadas, abortan y los sacerdotes son los instigadores (correo electrónico, 1 de enero de 2020).

Qué es la formación religiosa

«La Iglesia sigue dando el máximo valor a la labor de formación sacerdotal, porque está vinculada a la misión misma de la Iglesia, especialmente a la evangelización de la humanidad: «Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones» (Mt 28,19). (Programa de Formación Sacerdotal, Introducción)

Estas directrices fueron elaboradas y aprobadas por el Comité para el Clero, la Vida Consagrada y las Vocaciones, bajo la dirección del Presidente, el Obispo Michael F. Burbidge. Su publicación fue autorizada por el Comité Administrativo en marzo de 2015.

Este documento tiene como objetivo apoyar la aplicación de las directrices contenidas en las Directrices para el uso de la psicología en la admisión y formación de los candidatos al sacerdocio, emitidas por la Congregación para la Educación Católica en junio de 2008, y las secciones pertinentes del Programa de Formación Sacerdotal, 5ª edición. Estas directrices pretenden ayudar a los obispos, a los superiores mayores y a los rectores de los seminarios a la hora de desarrollar políticas sobre el uso de las evaluaciones psicológicas para la admisión al seminario.

You Might Also Like