Noticias

Fármaco que previene formación de trombos



junio 14, 2022

Definición de anticoagulante

La coagulación es un mecanismo corporal esencial. Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, se producen una serie de acontecimientos para formar un coágulo y detener la hemorragia. Este proceso se denomina hemostasia. Implica un proceso complejo también llamado cascada de coagulación. La figura 37.1 muestra la vía de coagulación de la sangre y los factores extrínsecos e intrínsecos implicados. La cascada de coagulación o coagulación de la sangre se denomina así porque a medida que se activa cada factor, actúa como un catalizador que potencia la siguiente reacción, siendo el resultado neto una gran acumulación de fibrina (el coágulo) que forma un tapón en el vaso, deteniendo así la hemorragia. Se trata de un acontecimiento normal, que dura unos minutos, y que se produce a diario en respuesta a desgarros y fugas en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.

La coagulación también puede causar daños tanto en los vasos sanguíneos como en los tejidos que se nutren de ellos. La trombosis es la formación de un coágulo de sangre, o trombo. Un trombo puede formarse en cualquier vaso (arteria o vena), impidiendo el flujo sanguíneo. Por ejemplo, un trombo venoso puede desarrollarse como resultado de una estasis venosa (disminución del flujo sanguíneo), una lesión en la pared del vaso o una alteración de la coagulación sanguínea. La trombosis venosa se produce con mayor frecuencia en las extremidades inferiores y está asociada a la estasis venosa. La trombosis venosa profunda (TVP) se produce en las extremidades inferiores y es el tipo más común de trombosis venosa.

Anticoagulante deutsch

Los anticoagulantes, comúnmente conocidos como diluyentes de la sangre, son sustancias químicas que impiden o reducen la coagulación de la sangre, prolongando el tiempo de coagulación.[1] Algunos de ellos aparecen de forma natural en animales hematófagos como las sanguijuelas y los mosquitos, donde ayudan a mantener la zona de la picadura sin coagular el tiempo suficiente para que el animal obtenga algo de sangre.[2][3] Como clase de medicamentos, los anticoagulantes se utilizan en la terapia de los trastornos trombóticos. [4] Muchas personas toman anticoagulantes orales (ACO) en forma de píldoras o comprimidos, y en los hospitales se utilizan diversas formas de dosificación de anticoagulantes intravenosos[5][6] Algunos anticoagulantes se utilizan en equipos médicos, como tubos de muestreo, bolsas de transfusión de sangre, máquinas de circulación extracorpórea y equipos de diálisis[7][8] Uno de los primeros anticoagulantes, la warfarina, se aprobó inicialmente como rodenticida[9].

Los anticoagulantes están estrechamente relacionados con los antiagregantes plaquetarios y los trombolíticos, ya que manipulan las distintas vías de la coagulación sanguínea[10]. En concreto, los antiagregantes plaquetarios inhiben la agregación de las plaquetas (su agrupación), mientras que los anticoagulantes inhiben vías específicas de la cascada de la coagulación, lo que ocurre después de la agregación inicial de las plaquetas pero antes de la formación de fibrina y de productos plaquetarios agregados estables[11][12].

Lista de anticoagulantes

Normalmente, la sangre fluye por nuestras arterias y venas de forma suave y eficiente, pero si un coágulo, o trombo, bloquea el flujo de sangre, el resultado – llamado trombosis – puede ser grave e incluso causar la muerte. Las enfermedades derivadas de los coágulos en los vasos sanguíneos son, entre otras, el infarto de miocardio y el ictus. En conjunto, estos trastornos son la causa más común de muerte y discapacidad en el mundo desarrollado. En la actualidad disponemos de una serie de fármacos que pueden utilizarse para prevenir y tratar la trombosis -y hay más en camino-, pero no siempre ha sido así.

Los componentes más importantes de un trombo son la fibrina y las plaquetas. La fibrina es una proteína que forma una malla que atrapa los glóbulos rojos, mientras que las plaquetas, un tipo de célula sanguínea, forman grupos que se suman a la masa del trombo. Tanto la fibrina como las plaquetas estabilizan el trombo y evitan que se deshaga. La fibrina es el componente más importante de los coágulos que se forman en las venas, y las plaquetas son el componente más importante de los coágulos que se forman en las arterias, donde pueden causar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares al bloquear el flujo de sangre en el corazón y el cerebro, respectivamente, aunque la fibrina también desempeña un papel importante en la trombosis arterial.

Anticoagulantes

El sistema vascular suministra oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo y elimina los productos de desecho de los tejidos. Este sistema cerrado funciona como un sistema de presión, en el que la sangre fluye continuamente de las zonas de alta presión a las de baja presión. La lesión de un vaso sanguíneo compromete el sistema cerrado, haciendo que la sangre fluya fuera del vaso lesionado (ahora una zona de baja presión). En caso de lesión grave de un vaso, todo el sistema circulatorio puede verse comprometido y el paciente podría morir.

Las lesiones de los vasos sanguíneos son comunes y ocurren, por ejemplo, cuando alguien se golpea con el borde de una mesa, tose demasiado fuerte o se cae. Inician una serie de reacciones normales que detienen el flujo sanguíneo y mantienen el equilibrio dentro del sistema. Las reacciones incluyen:

En muchas situaciones clínicas, se utilizan fármacos para ralentizar o detener este proceso, con el objetivo de evitar daños en los tejidos por la disminución del flujo sanguíneo que se produce cuando el proceso de coagulación corta el suministro de sangre a una zona. En este artículo se repasan los procesos que utiliza el organismo para mantener el sistema cardiovascular y se analizan los mecanismos de acción, los beneficios y los riesgos de los fármacos utilizados para alterar la coagulación. (Vea Dentro del proceso de coagulación haciendo clic en el icono PDF de arriba).

You Might Also Like